4G: Lo que hay que saber

El sucesor del 3G, aunque en boca de todos no siempre es definido con claridad. En esta nota compartimos información sobre a este conjunto de tecnologías que permiten navegar a una velocidad superior desde dispositivos móviles.

Con tres preguntas como hilo conductor, brindaremos un mismo número de respuestas a fin de echar luz sobre una tecnología presente en muchas de las terminales móviles que aparecen en el mercado y que, incluso en el marco de esta popularidad, su definición, características y beneficios no siempre son comprendidos. Procuraremos alejarnos de ciertos tecnicismos a fin entregar información clara y sencilla.

Uno: ¿Qué es 4G?

Estas siglas hacen referencia a la cuarta generación de tecnologías de telefonía móvil, siendo evolución de la red 3G. 4G es una colección de tecnologías basadas en el protocolo IP que ofrecen una navegación móvil fluida y dinámica. Dicho en términos concretos, hablamos de un tipo de conexión que nos permite navegar por Internet desde nuestros smartphones y tablets.

Dos: ¿Cuáles son los beneficios del 4G?

El estándar mundial indica que 4G alcanza los 100 Mbps (megabytes por segundo) cuando el usuario está en movimiento y 1 Gbps (gigabye por segundo) en posición relativamente fija. Su límite de ”aceleración” se espera sea expandido en los próximos años. Además ofrece menores fluctuaciones y, en consecuencias, menos pérdidas en comparación con la red 3G. Ahora bien, vale mencionar que a través de las operadoras de cada país las velocidades de navegación que gozan los usuarios comunes varía, no alcanzado siempre aquellos magníficos Mbps.

En definitiva, 4G se adapta a las funcionalidades que hoy están de moda en el mundo móvil, abriendo campo para ellas: realizar videoconferencias de calidad, transferir documentos, acceder a contenido vía streaming y a servicios multimedia; todo ello desde los equipos móviles.

Tres: ¿Qué es LTE?

Las siglas de este estándar se corresponden con ”Long Term Evolution” (evolución a largo plazo). No existe una uniformidad sobre este estándar de conectividad e incluso la Unión Internacional de Telecomunicaciones (ITU) no es terminante con la disyuntiva: mientras que algunos le definen dentro de la norma 3G, otros hablan de una arquitectura 4G. Sin plena precisión puede afirmarse que se trata de uno de los tipos de red 4G sienda la que más se utiliza. De hecho, muchos hablan de LTE como sinónimo de 4G e incluso unificando los términos en ”4G LTE”.

Como punto final anotamos un ítem que, aunque obvio, no es por todos conocido: para poder subirse a la ola 4G es preciso contar con un dispositivo compatible. En tanto, no cualquier smartphone puede navegar en 4G. Teniendo en cuenta esto, esta conectividad aparece como un factor más a tener en cuenta a la hora de comprar.

Anuncios